Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2017

La mano que mueve el mundo

En pleno orgasmo, un te quiero. Como un golpe de puño en la mesa, como un gancho directo a la mandíbula, como una patada en el estómago, como un puñal atravesando el músculo, como todas las verdades que matan apuntando directas a la sien. Miedo. Todo negro. El puto pánico aniquilando el rojo fuego de mis entrañas. Mariposas muertas convertidas en larvas devorándose entre ellas, y mi tripa su guarida. Y en mi cabeza la espiral desaparece, y sólo hay descampados, y la música lejana de aquel día de verbena, y el calor de verano, y sus miradas indecentes, y sus manos, y saliva y desgarrones y risas y gritos y puñetazos y sangre y te quieros obscenos, babosos, horribles. Sólo soy miedo. No sé qué mano mueve el mundo, pero estoy segura que la del miedo lo paraliza.
Coitus interruptus. Otra vez. Esa rigidez en su cuerpo. Esa sensación que me hace sentir que la estoy violando. Que todo esto está siendo contra su voluntad cuando ella ha sido quien ha dado el primer paso. Otra vez esas lágrimas conteni…

¡Sufro porque quiero!

Estoy en esa edad en la que todos te dicen que debes alcanzar la madurez, que debes encontrar a alguien con quien procrear, en la cual empiezas a engordar solo con respirar. Quizás es la edad en la que te sientas más libre pero también más sola. En la que estás buscando un poco de diversión sin compromiso y mandando todo al diablo pero con la responsabilidad de sentir que realmente no debes hacerlo. Que difícil, ¡vaya, que es difícil! Es tan difícil recuperar la dignidad que perdiste al haber entregado el corazón y que al final te lo hayan roto. ¿en qué momento pasó? ¡que difícil! ¡ME DUELE EL CORAZÓN! ¡NO PUEDO CON ESTÁ TRISTEZA!
¿quién me explica?

Nadie me dijo que así iba a ser. Ya no quiero seguir aprendiendo 😢