Ir al contenido principal

Primavera, ven

ELLA – INVIERNO
No he perdido la ilusión de escribir, simplemente me he quedado muda, con la mirada perdida en el mar y su voz adherida a mi alma. En mi interior cuento nuestra historia, lo hago mentalmente, hablando conmigo misma y contigo, murmurando sin voz diálogos imposibles entre ambos. Mis labios se mueven sin articular palabra y de vez en cuando gesticulo como si me quejara airadamente por algo, como si señalara algún objeto o como si te acariciara la cara sintiendo en mis dedos la aspereza de tu incipiente barba.
Vivo en un invierno demasiado gélido, demasiado mojado, demasiado cargado de soledad, un puto oxímoron para el corazón. Respiro, inhalo aire aterido, exhalo lava que se paraliza en el espejo del cuarto de baño y dibujo corazones con el vaho.
Me miento a lo largo del día como rutina para poder seguir adelante. Me digo que solo fue el fervor del momento, pero no, han ido pasando primaveras y mi pecho sigue marchito como esos últimos pétalos de amor. Me digo que todo va a salir bien y a la vez brindo por la añoranza de lo que ya no va a poder ser. No puedo salir de este bucle que me ahoga y me hace revivir constantemente lo acaecido.
Odio las noches, las cervezas a solas y mi mano tendida esperando la nada por no poder mirar a mi alrededor y encontrarte.
Ya sé que volverán a llegar primaveras, que no me quedaré estancada en el invierno o eso quiero creer. Mantengo la esperanza de volver a ver amanecer como antes de la catástrofe.
¿Catástrofe? En realidad el desastre soy yo. Eso lo tengo claro cuando me castigo con mis pensamientos, tan claro como que la suerte no me ha acompañado a lo largo de estos años. Quienes me conocen dicen que en mis manos está salir de este profundo agujero, como si fuera tan fácil ponerme el tutú y las bailarinas del número 36 para bailar ahora. Ya no puedo bailar como solía hacer, porque todas las canciones las escuché contigo o me recuerdan a ti.
La soledad es una puta que no se acuesta con cualquiera, a la que le gusta dormir a mi lado mientras yo paso cada noche en vela. A veces pienso que el comienzo de la nueva primavera ocurrirá en medio de un profundo sueño reparador o en el primer café de la mañana que tomaré con una sonrisa como las de antaño, cuando cada día empezaba con ilusión.
No puedo salir de la tristeza para caminar entre las flores porque previamente lo he tenido todo y en estos momentos sobrevivo sin nada o casi nada. Antes no necesitaba detenerme a cada paso para deshojar margaritas, como hago ahora, porque conocía la respuesta a cualquier pregunta. Creo que he acabado con mi primavera de tanto pisotear brotes de recuerdos y flores.
Primavera, ven. Devuélveme mis colores.
EL – PRIMAVERA
Las hojas de otoño se pudren mojadas por la lluvia y ensucian mis zapatos a cada paso que doy. Camino despacio hacia atrás, vengo del futuro invierno, observo el presente otoñal y sé que a mi espalda aún me espera mi pasado mientras me quito la ropa para soportar este infernal verano que me consume despacio la piel.
Las hojas de otoño se alejan y desconozco cuántos pasos atrás restan para volver a la ansiada primavera. Porque dos años sin primavera son demasiados segundos, minutos, horas, días y meses sin flores. Tus flores, las nuestras.
El suelo me quema en las plantas heridas de mis pies por haber recorrido y desandado en solitario un camino que no me correspondía. Me pregunto si a tu alrededor siguen creciendo las flores o sobrevive su semilla bajo una capa de nieve.
Sé que se hizo el invierno cuando me alejé de ti sin mirar atrás, porque era, precisamente, invierno cuando derretimos juntos la nieve y sembramos todo de un fecundo amor a nuestro alrededor.
Suena a lo lejos una canción, sigo sin atreverme a mirar atrás pero acelero mis pasos. Puede que a mi espalda haya un abismo que termine con todo mientras caigo al vacío, pero aún así acelero. Corro hacia atrás, corro tanto que el paisaje se desdibuja y la canción suena cada vez más fuerte, tanto que me sangran los oídos aunque no me duele.
Dice la canción que “nos enamoramos después de millones de años, en medio de una orgía de pingüinos salvajes”. Maldito Xoel López, maldito yo, maldito invierno, jodido otoño, puto verano, maldito todo.
Ya no corro, vuelo y mi espalda golpea una fría pared recubierta de escarcha. Respiro con dificultad, completamente desnudo, aterido por el frío. Alzo la mirada al cielo y veo cómo sale el sol en silencio. Hace tiempo que dejó de sonar el último acorde y siento cómo la hierba nace sanando las heridas de la planta de mis pies. Hundo los dedos en el verde y me giro lentamente, con miedo.
He chocado de espaldas contra la pared de hormigón de tu portal y mi brazo se alza hasta pulsar el timbre. Escucho tu voz por el interfono y aunque soy incapaz de decir nada, me abres.
Subo las escaleras mientras me visto de sonrisas y al llegar a tu puerta te encuentro otra vez cubierta de flores. Vuelve a sonar nuestra canción: “te dije que por siempre me quedo a tu lado, venga lo que venga, pase lo que pase”.
No hacen falta palabras, vuelve a ser primavera en nuestro ansiado abrazo.

- Krakens y Sirenas 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Me hackearon mi cuenta y pues Twitter no me la regresaba

Pues algunos de ustedes sabrán que en estos últimos días sufrí que me hackearon mi cuenta, lo raro es que pues yo no soy famosa ni hago cosas fuera de lo normal más que hacer spam en sus TL's y robarles los tuits y adueñarmelos, así que una razón fuerte como pasa los famosos y páginas de cuentas oficiales no tenían.

Bueno, pues empezó que yo estaba trabajando y de repente en un momento que tuve libre mandé un tuit y me avisaron en DM que por qué me había cambiado el user, el cual he tenido toda mi vida, yo no lo había hecho y fue cuando me di cuenta de que ingresaron a mi cuenta de mail e intentaron cambiar todas las contraseñas de mis cuentas de facebook y twitter.. Y cuando digo TODAS, me refiero a TODAS. Afortunadamente logré restablecer la de facebook y el correo porque estaban dado de alta mi celular, el cual me rehusaba a dárselos. Pero un día pensé, seguro ya lo tienen y además ese día que se los di ya no me dejaban hacer nada más hasta que introdujera mi celular así que p…

El frasco de luciérnagas

Un tipo lleva una década casado y ni su esposa ni nadie le ha hecho nunca sexo oral. Se rompe la cabeza pensando cómo lograrlo. Entonces recuerda que su décimo aniversario de matrimonio está por llegar. Entonces se le ocurre qué hacer. Le dice a su esposa, entusiasmado, que piensa rentar la misma cabaña en está idéntica y el el bosque donde pasaron su luna de miel. Ella se pone feliz. Llega el día. La cabaña está idéntica. El bosque, paradisíaco. Pasean tomados de la mano, tienen una cena romántica, y al llegar la hora de irse a la cama, él apenas puede contener la emoción. Entonces ella le dice que va a bañarse. Entonces él toma un frasco, sale al bosque y comienza a llenarlo de luciérnagas. Con cada luciérnaga que echa en el frasco, sabe que está más cerca de conseguir el anhelado fellatio.

Cuando el frasco está rebozante de luciérnagas, él regresa a la cabaña, saltando de alegría como niño. Cuando llega, ella está justo cerrando la regadera. Él, a punto del éxtasis, poneel frasco de…

El hombre en busca de sentido (Man's Search for Meaning)

Después de haber limpiado mi librero y después de cinco años de tener este libro en mi propiedad (gracias a mi mejor amiga Ari que me lo obsequió) el día de hoy terminé de leer este libro. Dicen que los libros son como tu mejor amigo, es una persona por descubrir y que puedes llegar a conocer mucho más que cualquier otro amigo. Mi ser, mi yo, está  formado por todos ellos, amigos, libros y cualquier persona que se ha cruzado físicamente o virtualmente.
El Hombre en Busca de Sentido es una autobiografía de un señor llamado Viktor Frankl en el cuál narra a través de 116 páginas el cómo vivió siendo un prisionero en los campos de concentración durante la época nazi. El prisionero No. 119.104 es aquel hombre que soñaba con ver a su esposa, que perdió todo y en unas cuantas veces y por menos el hombre desearía dejar de vivir, nos enseña que lo último que pierde el hombre es la libertad de elegir y sea cualquiera que sea sus circunstancias sólo él decidirá como sentirse ante ellas.








... Las en…