Ir al contenido principal

No ser madre no me hace menos mujer

“¿Por qué no tuviste hijos?” Siempre me sorprendo cuando alguien me hace esta abrupta pregunta. Pero la gente la hace.

“No entenderías. Tú no eres madre”.

Inspiro profundamente y me aguanto de decir lo que pienso cuando una mujer me pregunta esto. Mi decisión de no tener hijos es personal. Pero, ya que me lo preguntaste…
Cuando era joven, fue una decisión práctica. Estaba soltera, administraba un negocio, trabajaba constantemente y estaba endeudada. No me sentía cómoda para criar a un niño sola y no tenía los recursos ni el tiempo que sentía que un hijo se merece. Me casé tardíamente, me acomodé en una vida de pareja después de años de estar soltera.

Más tarde me diagnosticaron cáncer de mamas. Como resultado de la quimioterapia entré en la menopausia.

Esa es la historia. No soy menos mujer porque no tuve hijos.

De todas formas, me he encontrado con una muralla de vidrio cada vez que una mujer que es madre me dice eso.

“La maternidad me hizo una persona completa y mejor”

“Mi vida es mucho más plena”

“Soy menos egoísta y más cariñosa”

Que no sea madre no significa que soy egoísta o que mi vida esté incompleta. Tengo una vida feliz, plena y que acepto con aprecio y entusiasmo. Soy una orgullosa hija de una maravillosa madre que está sana y vibrante. Vivo con propósito, compasión y sin arrepentimientos…y sin excusas. El Camino de la Mami no es la vía que tomó mi vida, pero eso no significa que fui en la dirección incorrecta.

No existen direcciones correctas o erradas si las navegamos con gracia, amabilidad y pasión. Tengo respeto y aprecio por todas las madres y padres, únicamente pido el mismo respeto para aquellos de nosotros que decidimos no tener hijos. La gente toma distintos caminos en la búsqueda de la realización y la felicidad.

“Sólo porque no se encuentran en tu camino no quiere decir que están perdidos”. – Dalai Lama

Original.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Me hackearon mi cuenta y pues Twitter no me la regresaba

Pues algunos de ustedes sabrán que en estos últimos días sufrí que me hackearon mi cuenta, lo raro es que pues yo no soy famosa ni hago cosas fuera de lo normal más que hacer spam en sus TL's y robarles los tuits y adueñarmelos, así que una razón fuerte como pasa los famosos y páginas de cuentas oficiales no tenían.

Bueno, pues empezó que yo estaba trabajando y de repente en un momento que tuve libre mandé un tuit y me avisaron en DM que por qué me había cambiado el user, el cual he tenido toda mi vida, yo no lo había hecho y fue cuando me di cuenta de que ingresaron a mi cuenta de mail e intentaron cambiar todas las contraseñas de mis cuentas de facebook y twitter.. Y cuando digo TODAS, me refiero a TODAS. Afortunadamente logré restablecer la de facebook y el correo porque estaban dado de alta mi celular, el cual me rehusaba a dárselos. Pero un día pensé, seguro ya lo tienen y además ese día que se los di ya no me dejaban hacer nada más hasta que introdujera mi celular así que p…

El frasco de luciérnagas

Un tipo lleva una década casado y ni su esposa ni nadie le ha hecho nunca sexo oral. Se rompe la cabeza pensando cómo lograrlo. Entonces recuerda que su décimo aniversario de matrimonio está por llegar. Entonces se le ocurre qué hacer. Le dice a su esposa, entusiasmado, que piensa rentar la misma cabaña en está idéntica y el el bosque donde pasaron su luna de miel. Ella se pone feliz. Llega el día. La cabaña está idéntica. El bosque, paradisíaco. Pasean tomados de la mano, tienen una cena romántica, y al llegar la hora de irse a la cama, él apenas puede contener la emoción. Entonces ella le dice que va a bañarse. Entonces él toma un frasco, sale al bosque y comienza a llenarlo de luciérnagas. Con cada luciérnaga que echa en el frasco, sabe que está más cerca de conseguir el anhelado fellatio.

Cuando el frasco está rebozante de luciérnagas, él regresa a la cabaña, saltando de alegría como niño. Cuando llega, ella está justo cerrando la regadera. Él, a punto del éxtasis, poneel frasco de…

Siga la flecha

Será que no se trata de seguir una flecha, sino de seguir la mía propia. Con los años, que no son tantos, pero son intensos, he seguido los caminos que me imponían las personas alrededor. He fallado todas las veces que intenté acertar para otros y canté con orgullo las victorias de los demás. De pronto, confusa, qué tonta, salgo al balcón y me da por mirar. Al pasado, al futuro, a otra realidad. No sé si estoy donde quiero estar, pero sí sé que no soy quien quiero ser. Yo lo que quiero es ser otra. Y cuanto antes mejor. Ojalá un conejo blanco viniera a decirme que es tarde, es tarde, es tarde, que yo misma me estoy esperando y que la fiesta de corazones es, en realidad, en el propio corazón. Busco en la avenida alguna señal, alguna flecha que me diga el camino, pero sólo veo personas de todos los colores y formas que hacen sus vidas. Una detrás de otra. Y yo me pregunto, de todas ésas, ¿cuál querría ser? Me descubre a lo lejos una señora en su terraza. Toma café y enciende un cigarro.…