Ir al contenido principal

11 datos que te ayudarán a entender la historia de Ana Frank y su increíble diario

A los 13 años de edad, Ana Frank recibió su diario como obsequio, comenzando a escribir sus pensamientos más íntimos y modo de vida. Lo que podría haber sido un diario común, igual de cualquier otra niña, pasó a ser el testimonio de uno de los períodos más oscuros de la historia.

Ana Frank tuvo que ocultarse junto a su familia en el anexo de un pequeño edificio para poder sobrevivir durante el holocausto judío. Su diario es uno de los textos más conmovedores sobre esos días, así que aquí te paso a contar algunos datos que te ayudarán a comprender su situación.

11. El diario era en realidad un libro de autógrafos

La niña decidió que sería mejor utilizarlo como diario, y cuando se terminó el espacio, utilizó dos cuadernos. Cuando finalmente decidió que sus diarios debían ser publicados, los pasó a 360 hojas finas, quitando y agregando contenido.

10. Estaba dirigido a alguien llamado Kitty

A diferencia de la mayoría de los diarios, este estaba escrito en forma de cartas para alguien llamado Kitty. Al día de hoy todavía no se ha descubierto quien era Kitty. Algunos dicen que era su amiga Käthe "Kitty" Egyedi y otros que lo tomó prestado de su libro preferido, Joop ter Heul. Algunas de las primeras cartas están dirigidas también a otros personajes: Conny, Marianne, Emmy y Pop. Egyedi sobrevivió en los campos de concentración, y más tarde declaró que no le parecía que las cartas estuvieran destinadas a ella.

9. Ana y su familia fueron encontrados por la traición de alguien cercano

El 4 de agosto de 1944, Karl Silberbauer y sus oficiales llegaron para arrestar a los Frank. Llegaron allí por la información de alguien que sabía dónde se escondían, probablemente alguien cercano, pero hasta el día de hoy es un misterio quien fue.

8. Ana no murió en la cámara de gas, a diferencia de otros miles de judíos

Para cuando Ana murió, su madre ya había muerto de hambre y su hermana de tifus. Sobre su padre no habían tenido noticia, pero creían que estaba muerto. La causa de su propia muerte fue el tifus en 1945 y algunas semanas después de ese hecho, los británicos liberaron el campo de concentración Bergen Belsen, donde se encontraba.

7. De las personas escondidas en el anexo, solo sobrevivió una

En el anexo secreto se escondían Ana, su hermana, sus dos padres, los 3 integrantes de la familia Van Pels y Fritz Pfeffer. De todos ellos solo Otto Frank, el padre de Ana, sobrevivió.

6. Fue Otto quien publicó los diarios

Llegaron a sus manos a través de Miep Gies, una alemana que escondía a los Frank. Cuando los soldados se llevaron a la familia, ella guardó los papeles con la intención de devolverlos a Ana. Solo pudo dárselos a Otto ,quien los publicó sabiendo que el sueño de Ana era ser escritora.


5. Miep hubiera destruido los diarios

La mujer nunca leyó los escritos mientras estuvieron en sus manos, pero dijo que si hubiera sabido su contenido los habría destruido porque tenían demasiada información como para incriminar a algunas personas, incluida ella misma por ocultarlos.

4. Sin embargo Ana usó seudónimos

Cuando Ana se dio cuenta de que era una situación complicada y decidió publicar sus diarios, eligió seudónimos para todos los que aparecían en ellos. Luego, Otto Frank prefirió cambiar el nombre de su familia y publicar el real, aunque mantuvo el resto. A Pfeffer, Ana lo llamó Dussel y a los Van Pels, Van Daan, mientras que a su propia familia le dio el apellido Robin.

3. El diario fue controversial

Algunos pasajes del diario hablan sobre la sexualidad de la propia Ana y algunas preguntas que cruzaban su mente. Por supuesto que se trataba de una adolescente atravesando un momento donde todo el mundo se hace esas preguntas. Lamentablemente, para algunos es algo inmoral.

2. Ana sufría de depresión

En setiembre de 1943 Ana comenzó a sentirse deprimida, a pesar de haber sido antes una persona vivaz y sonriente. El encierro le hizo mal, deseaba tanto tener una vida normal que debió tomar valeriana periódicamente para calmar la ansiedad. Su familia se dio cuenta y también comenzaron a tratarla con medicamentos caseros.


1. Quienes niegan el holocausto dicen que es falso

El papel y la tinta fueron analizados varias veces, así como el tipo de escritura. Nada parece indicar que sea un diario falso, y Ana Frank efectivamente fue una niña atrapada en ese período. Quizás la madurez expresada solo sea un reflejo de los duros tiempos que le tocaron vivir.

Muy intenso, ¿no es así? ¿Has leído El diario de Ana Frank? Puedes acceder al libro en el enlace que te dejo debajo.

El diario de Ana Frank

Comentarios

Entradas populares de este blog

Me hackearon mi cuenta y pues Twitter no me la regresaba

Pues algunos de ustedes sabrán que en estos últimos días sufrí que me hackearon mi cuenta, lo raro es que pues yo no soy famosa ni hago cosas fuera de lo normal más que hacer spam en sus TL's y robarles los tuits y adueñarmelos, así que una razón fuerte como pasa los famosos y páginas de cuentas oficiales no tenían.

Bueno, pues empezó que yo estaba trabajando y de repente en un momento que tuve libre mandé un tuit y me avisaron en DM que por qué me había cambiado el user, el cual he tenido toda mi vida, yo no lo había hecho y fue cuando me di cuenta de que ingresaron a mi cuenta de mail e intentaron cambiar todas las contraseñas de mis cuentas de facebook y twitter.. Y cuando digo TODAS, me refiero a TODAS. Afortunadamente logré restablecer la de facebook y el correo porque estaban dado de alta mi celular, el cual me rehusaba a dárselos. Pero un día pensé, seguro ya lo tienen y además ese día que se los di ya no me dejaban hacer nada más hasta que introdujera mi celular así que p…

El frasco de luciérnagas

Un tipo lleva una década casado y ni su esposa ni nadie le ha hecho nunca sexo oral. Se rompe la cabeza pensando cómo lograrlo. Entonces recuerda que su décimo aniversario de matrimonio está por llegar. Entonces se le ocurre qué hacer. Le dice a su esposa, entusiasmado, que piensa rentar la misma cabaña en está idéntica y el el bosque donde pasaron su luna de miel. Ella se pone feliz. Llega el día. La cabaña está idéntica. El bosque, paradisíaco. Pasean tomados de la mano, tienen una cena romántica, y al llegar la hora de irse a la cama, él apenas puede contener la emoción. Entonces ella le dice que va a bañarse. Entonces él toma un frasco, sale al bosque y comienza a llenarlo de luciérnagas. Con cada luciérnaga que echa en el frasco, sabe que está más cerca de conseguir el anhelado fellatio.

Cuando el frasco está rebozante de luciérnagas, él regresa a la cabaña, saltando de alegría como niño. Cuando llega, ella está justo cerrando la regadera. Él, a punto del éxtasis, poneel frasco de…

Siga la flecha

Será que no se trata de seguir una flecha, sino de seguir la mía propia. Con los años, que no son tantos, pero son intensos, he seguido los caminos que me imponían las personas alrededor. He fallado todas las veces que intenté acertar para otros y canté con orgullo las victorias de los demás. De pronto, confusa, qué tonta, salgo al balcón y me da por mirar. Al pasado, al futuro, a otra realidad. No sé si estoy donde quiero estar, pero sí sé que no soy quien quiero ser. Yo lo que quiero es ser otra. Y cuanto antes mejor. Ojalá un conejo blanco viniera a decirme que es tarde, es tarde, es tarde, que yo misma me estoy esperando y que la fiesta de corazones es, en realidad, en el propio corazón. Busco en la avenida alguna señal, alguna flecha que me diga el camino, pero sólo veo personas de todos los colores y formas que hacen sus vidas. Una detrás de otra. Y yo me pregunto, de todas ésas, ¿cuál querría ser? Me descubre a lo lejos una señora en su terraza. Toma café y enciende un cigarro.…