Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2014

Casa tomada

[Cuento. Texto completo.]
Julio Cortázar

Nos gustaba la casa porque aparte de espaciosa y antigua (hoy que las casas antiguas sucumben a la más ventajosa liquidación de sus materiales) guardaba los recuerdos de nuestros bisabuelos, el abuelo paterno, nuestros padres y toda la infancia.

Nos habituamos Irene y yo a persistir solos en ella, lo que era una locura pues en esa casa podían vivir ocho personas sin estorbarse. Hacíamos la limpieza por la mañana, levantándonos a las siete, y a eso de las once yo le dejaba a Irene las últimas habitaciones por repasar y me iba a la cocina. Almorzábamos al mediodía, siempre puntuales; ya no quedaba nada por hacer fuera de unos platos sucios. Nos resultaba grato almorzar pensando en la casa profunda y silenciosa y cómo nos bastábamos para mantenerla limpia. A veces llegábamos a creer que era ella la que no nos dejó casarnos. Irene rechazó dos pretendientes sin mayor motivo, a mí se me murió María Esther antes que llegáramos a comprometernos. Entram…

Cartas Olvidadas 1..

“Yo te amo. Incluso negándolo. Incluso dejándote ir. Aunque no te pida que te quedes. Aunque no vuelva a mirarte a los ojos. Aunque no escuche tu voz. Aunque ya no haga parte de tus días. Aunque esté lejos, yo te amo. Y te amo de verdad. Incluso sin saber amar. ”


Una carta de mi YO a los 31 a mi YO de 21

Cuántas veces no hemos deseado tener una máquina del tiempo que nos permitiera decirle a nuestro yo más chico que no la regara en tal o cual cosa.

Afortunadamente (o tristemente) esto no existe y la vida la vamos construyendo como podemos... Sin embargo, se vale hacer un alto y reflexionar sobre lo que le dirías a tu yo más joven si tuvieras oportunidad.

Algo así hizo Aldo Dáger Pattini, un especialista en Marketing, Branding y Networking de 30 años que decidió escribirse una carta a su yo de 21.

El texto fue publicado en el portal Medium el 11 de julio y aquí les presentamos la traducción que realizó el periódico Excélsior:

1) Viaja

Tienes muy poca responsabilidad, anda y viaja. Cuando llegues a los 30, vas a querer viajar de forma ligeramente diferente, gastar un poco más, hacer las cosas un poco más caras, comer en mejores restaurantes. Así que trabajar durante un año y ahorrar el dinero suficiente para experimentar el mundo barato no te va a matar a esa edad.

¿Cómo sabes qué vas …