Ir al contenido principal

Mentalidad de tengo derecho

Un joven fue a solicitar un puesto importante en una empresa grande. Pasó la entrevista inicial e iba a conocer al director para la entrevista final. El director vio su CV, era excelente. Y le preguntó: "
-¿Recibió alguna beca en la escuela?" el joven respondió "no".
-"¿Fue tu padre quien pagó tus estudios? "
-" Si."-respondió.
-"¿Dónde trabaja tu padre? "
-"Mi padre hace trabajos de herreria."
El director pidió al joven que le mostrara sus manos .
El joven mostró un par de manos suaves y perfectas.
-"¿Alguna vez has ayudado a tu padre en su trabajo? "
-"Nunca, mis padres siempre quisieron que estudiara y leyera más libros. Además, él puede hacer esas tareas mejor que yo.
El director dijo:
-"Tengo una petición: cuando vayas a casa hoy, ve y lava las manos de tu padre, y luego ven a verme mañana por la mañana."
El joven sintió que su oportunidad de conseguir el trabajo era alta.
Cuando regresó a su casa le pidió a su padre que le permitiera lavar sus manos.
Su padre se sintió extraño, feliz pero con sentimientos encontrados y mostró sus manos a su hijo. El joven lavó las manos poco a poco. Era la primera vez que se daba cuenta de que las manos de su padre estaban arrugadas y tenían tantas cicatrices. Algunos hematomas eran tan dolorosos que su piel se estremeció cuando él la tocó.
Esta fue la primera vez que el joven se dio cuenta de lo que significaban este par de manos que trabajaban todos los días para poder pagar su estudio. Los moretones en las manos eran el precio que tuvo que pagar por su educación, sus actividades de la escuela y su futuro.
Después de limpiar las manos de su padre, el joven se puso en silencio a ordenar y limpiar el taller. Esa noche, padre e hijo hablaron durante un largo tiempo.
A la mañana siguiente, el joven fue a la oficina del director.
El director se dio cuenta de las lágrimas en los ojos del joven cuando le preguntó: -"¿Puedes decirme qué has hecho y aprendido ayer en tu casa?"
El joven respondió: -"lavé las manos de mi padre y también terminé de asear y acomodar su taller"
-"Ahora sé lo que es apreciar, reconocer. Sin mis padres, yo no sería quien soy hoy. Al ayudar a mi padre ahora me doy cuenta de lo difícil y duro que es conseguir hacer algo por mi cuenta. He llegado a apreciar la importancia y el valor de ayudar a la familia.
El director dijo: "Esto es lo que yo busco en mi gente. Quiero contratar a una persona que pueda apreciar la ayuda de los demás, una persona que conoce los sufrimientos de los demás para hacer las cosas, y una persona que no ponga el dinero como su única meta en la vida". "Estás contratado".
Un niño que ha sido protegido y habitualmente se le ha dado lo que él quiere, desarrolla una "mentalidad de tengo derecho" y siempre se pone a sí mismo en primer lugar. Ignoraría los esfuerzos de sus padres.
Si somos este tipo de padres protectores ¿realmente estamos demostrando el amor o estamos destruyendo a nuestros hijos?
Puedes dar a tu hijo una casa grande, buena comida, clases de computación, ver en una gran pantalla de televisión. Pero cuando estás lavando el piso o pintando una pared, por favor que también él lo experimente. Después de comer que lave sus platos junto con sus hermanos y hermanas. No es porque no tengas dinero para contratar quien lo haga, es porque quieres amarlos de la manera correcta. No importa cuán rico seas, lo que quieres es que entienda. Un día tu pelo tendrá canas, igual que la madre de ese joven.
Lo más importante es que tu hijo aprenda a apreciar el esfuerzo y tenga la experiencia de la dificultad y aprenda la habilidad de trabajar con los demás para hacer las cosas."

Comentarios

Entradas populares de este blog

Me hackearon mi cuenta y pues Twitter no me la regresaba

Pues algunos de ustedes sabrán que en estos últimos días sufrí que me hackearon mi cuenta, lo raro es que pues yo no soy famosa ni hago cosas fuera de lo normal más que hacer spam en sus TL's y robarles los tuits y adueñarmelos, así que una razón fuerte como pasa los famosos y páginas de cuentas oficiales no tenían.

Bueno, pues empezó que yo estaba trabajando y de repente en un momento que tuve libre mandé un tuit y me avisaron en DM que por qué me había cambiado el user, el cual he tenido toda mi vida, yo no lo había hecho y fue cuando me di cuenta de que ingresaron a mi cuenta de mail e intentaron cambiar todas las contraseñas de mis cuentas de facebook y twitter.. Y cuando digo TODAS, me refiero a TODAS. Afortunadamente logré restablecer la de facebook y el correo porque estaban dado de alta mi celular, el cual me rehusaba a dárselos. Pero un día pensé, seguro ya lo tienen y además ese día que se los di ya no me dejaban hacer nada más hasta que introdujera mi celular así que p…

El frasco de luciérnagas

Un tipo lleva una década casado y ni su esposa ni nadie le ha hecho nunca sexo oral. Se rompe la cabeza pensando cómo lograrlo. Entonces recuerda que su décimo aniversario de matrimonio está por llegar. Entonces se le ocurre qué hacer. Le dice a su esposa, entusiasmado, que piensa rentar la misma cabaña en está idéntica y el el bosque donde pasaron su luna de miel. Ella se pone feliz. Llega el día. La cabaña está idéntica. El bosque, paradisíaco. Pasean tomados de la mano, tienen una cena romántica, y al llegar la hora de irse a la cama, él apenas puede contener la emoción. Entonces ella le dice que va a bañarse. Entonces él toma un frasco, sale al bosque y comienza a llenarlo de luciérnagas. Con cada luciérnaga que echa en el frasco, sabe que está más cerca de conseguir el anhelado fellatio.

Cuando el frasco está rebozante de luciérnagas, él regresa a la cabaña, saltando de alegría como niño. Cuando llega, ella está justo cerrando la regadera. Él, a punto del éxtasis, poneel frasco de…

Siga la flecha

Será que no se trata de seguir una flecha, sino de seguir la mía propia. Con los años, que no son tantos, pero son intensos, he seguido los caminos que me imponían las personas alrededor. He fallado todas las veces que intenté acertar para otros y canté con orgullo las victorias de los demás. De pronto, confusa, qué tonta, salgo al balcón y me da por mirar. Al pasado, al futuro, a otra realidad. No sé si estoy donde quiero estar, pero sí sé que no soy quien quiero ser. Yo lo que quiero es ser otra. Y cuanto antes mejor. Ojalá un conejo blanco viniera a decirme que es tarde, es tarde, es tarde, que yo misma me estoy esperando y que la fiesta de corazones es, en realidad, en el propio corazón. Busco en la avenida alguna señal, alguna flecha que me diga el camino, pero sólo veo personas de todos los colores y formas que hacen sus vidas. Una detrás de otra. Y yo me pregunto, de todas ésas, ¿cuál querría ser? Me descubre a lo lejos una señora en su terraza. Toma café y enciende un cigarro.…