El hombre en busca de sentido (Man's Search for Meaning)

Después de haber limpiado mi librero y después de cinco años de tener este libro en mi propiedad (gracias a mi mejor amiga Ari que me lo obsequió) el día de hoy terminé de leer este libro. Dicen que los libros son como tu mejor amigo, es una persona por descubrir y que puedes llegar a conocer mucho más que cualquier otro amigo. Mi ser, mi yo, está  formado por todos ellos, amigos, libros y cualquier persona que se ha cruzado físicamente o virtualmente.

El Hombre en Busca de Sentido es una autobiografía de un señor llamado Viktor Frankl en el cuál narra a través de 116 páginas el cómo vivió siendo un prisionero en los campos de concentración durante la época nazi. El prisionero No. 119.104 es aquel hombre que soñaba con ver a su esposa, que perdió todo y en unas cuantas veces y por menos el hombre desearía dejar de vivir, nos enseña que lo último que pierde el hombre es la libertad de elegir y sea cualquiera que sea sus circunstancias sólo él decidirá como sentirse ante ellas.









... Las entrañas encuajadas en el sufrimiento se conmueven y compadecen ante el dolor de una persona, de cualquier persona. No es el horror del holocausto en su conjunto, es la suma incontable de millones de ilusiones truncadas, de amores vacíos, de dignidades abatidas, de tormentos sin sentido... los que conmueven a los hombres curtidos en el sufrimiento. 

Esa frase fue la que me llamó y motivó a leer este libro y no soltarlo por todo un día completo.










Fragmentos que me han cambiado la vida: 

El amor es la meta última y más alta a la que puede aspirar un hombre. 

La salvación del hombre solo es posible en el amor y a través del amor. 

Los ángeles se abandonan en la contemplación eterna de la gloria infinita. 

El amor trasciende de la persona física del ser amado y encuentra su sentido más profundo en el ser espiritual del otro, en su yo íntimo. 

El ser que se acostumbra a todo. Dostoyevski.

"Estoy aquí, estoy aquí, yo soy la vida, la vida eterna".

Sella conmigo tu corazón ... Pues fuerte como la muerte es el amor. Cantar de cantares (8.6)

Suerte es lo que a uno le toca padecer.

La última de las libertades humanas --la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino-- para decidir su propio camino.

Solo temo a una cosa: no ser digno de mis sufrimientos. Dostoyevski.

Me alegro de que el destino se haya cebado en mí con tanta dureza. En mi vida anterior fui una niña consentida y no cumplía con mis deberes espirituales. 
Finis: final de un proceso y meta a alcanzar.

La vida es como visitar al dentista. Siempre crees que lo peor está por llegar, cuando en realidad ya ha pasado. Bismarck.

El sentimiento que se convierte en sufrimiento, deja de serlo en cuanto nos formamos una idea clara y precisa del mismo.

El que tiene un porqué para vivir, puede soportar casi cualquier cómo. Nietzsche.

La pregunta por el sentido de la vida--> deberíamos aprender por nosotros mismos, y también enseñar a los hombres desesperados que en realidad no importa que no esperemos nada de la vida, sino que la vida espere algo de nosotros.

Ante una situación anormal, la reacción anormal constituye una conducta normal.

Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas, la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino, para decidir su propio camino.

Lo que de verdad necesitamos es un cambio radical en nuestra actitud frente a la vida. 

Debemos aprender por nosotros mismos, y también enseñar a los hombres desesperados que en realidad no importa que no esperamos nada de la vida, sino que la vida espere algo de nosotros. Dejemos de interrogarnos sobre el sentido de la vida y, en cambio, pensemos en lo que la existencia nos reclama continua e incesantemente. Y respondamos no con palabras, ni con meditaciones, sino con el valor y la conducta recta y adecuada.

Todo lo que no acaba conmigo me hace más fuerte. Nietzsche.

Ningún poder de la tierra podrá arrancarte lo que has vivido.

Llame al señor desde mi estrecha prisión y Él me contestó desde el espacio en libertad. 
¡Que me corten la mano si no me la tiño de sangre el día de mi regreso a casa!

Por último, mi frase favorita de Viktor Frankl:



  
Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas, la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino, para decidir su propio camino y el de la humanidad. 



Todos en algún momento de nuestras vidas hemos dicho que no podemos estudiar con ruido de fondo, o vivir en un lugar pequeño, y cuando nos dicen que podemos adaptarnos a eso que no aguantamos, hacemos berrinche y no adoptamos esa posibilidad, entramos en negación y repetimos como dice la canción popular, “soy así, así nací y así me moriré” y si alguien llega y cuestiona respondemos retadoramente, “si te gusta bien y si no, pues lo siento….” ¿lo siento? el ser humano se adapta a todo, lo que decimos que no podemos soportar, no es más que una negación a la adaptación natural del ser humano, la que te ha hecho adaptarte a tu modo de vida, pero siempre puedes cambiar, volver a adaptarte ¿no lo crees?...



0 comentarios: