El Amor y la Pareja Objeto

Para relacionarse en forma total se necesita amor incondicional.

Vivimos en la era del consumo, invadidos por una avalancha de imágenes que a toda hora y lugar tratan de vendernos algo. Todo se compra se vende o se negocia.

Hasta la vida de relación se rige por la negociación. Como no se puede acaparar todo, porque los demás se interponen, entonces surge una instancia útil para evitar los enfrentamientos que es la de ceder para obtener.
La mujer y el hombre también se han convertido en bienes de consumo como cualquier otra mercadería.
Los sentimientos son cosas del pasado, emociones perimidas que a fuerza de desencuentros, promesas incumplidas y corazones heridos, la mayoría ha dejado de lado para comenzar a evaluar las relaciones de pareja con la razón.
Una relación no dejará más un sabor amargo y resentimientos cuando se acabe sino una sensación de vacío menos dolorosa, que permitirá comenzar de nuevo más rápido porque al fin de cuentas no se puede estar perdiendo el tiempo.
Muchos hombres ya no quieren compromisos a largo plazo, ni hijos, ni familia para mantener, pero si están dispuestos a pasarla bien con alguien.
Aunque existan aún hombres que se atrevan a comprometerse, sus condiciones desalientan a las mujeres de buenas intenciones, porque la mayoría pretende aún que sean como sus madres.
La mujer ha renunciado a su ideal de hombre proveedor y protector, porque obviamente ya no lo necesita, pero anhela su compañía y extraña el sexo de vez en cuando, que los que saben dicen que es la mejor práctica para mantenerse jóvenes.
Porque el estado físico y la apariencia es lo más importante ya que como cualquier otra cosa, una persona entra primero por los ojos.
Las industrias para el cuidado del aspecto personal están creciendo en todo el mundo. Los tratamientos para adelgazar, para la celulitis, las arrugas y las flojedades, así como las cirugías estéticas, las pastillas antioxidantes, antienvejecimiento, las vitaminas, los estimulantes, etc. ayudan para levantar la autoestima y para atreverse a exponerse en la vidriera de la vida.
El hombre que no tenga un buen sueldo, un departamento y un auto corre con una gran desventaja y la mujer que no trabaje, con hijos también; porque la libertad de acción es la premisa que se considera inapelable ya que lo que se quieren evitar sin ninguna duda son las ataduras.
La decisión para la elección de pareja es más una cuestión de pérdidas y ganancias que otra cosa y la verdadera relación entre ambos es algo que permanece en segundo plano que puede ser escasa o simplemente nula.
Se compran y se venden ambos sexos, con el interés común de no estar solos, para tener a alguien con quien salir, para mostrarse y también para acostarse, no vaya a ser que los vecinos crean que son gay.
Sin embargo, muy en el fondo del corazón de todos sigue latiendo oculta la chispa humana siempre viva, sedienta de afectos verdaderos que a veces hacen fracasar estos propósitos de manejarse como objetos.


Artículo tomado de Aquí.

0 comentarios: