¿Habíamos perdido el don del gesto preciso en el momento exacto o simplemente la inocencia?


El pasado y el futuro se cruzan ahora en una especie de presente perpetuo. Un tiempo que explota y se transforma en una advertencia. O peor: en una incógnita vital. “¿Habíamos perdido el don del gesto preciso en el momento exacto o simplemente la inocencia?”, Porque incluso la muerte, esa tercera vía después de las idas y las vueltas, parece pertenecer ahora a los otros.

La inocencia nunca se pierde solo nos dejamos llevar por absurdas creencias de lo que llamamos realidades y modifican los gestos precisos de las ocasiones...Inocencia, Un camino de ida sin vuelta.  ¿Qué será de mi inocencia cuando bajo un torrente de lluvia se deshaga, toda entera, frágil, como papel? 

0 comentarios: