Ir al contenido principal

Entradas

​ Soy pariente de Drácula, sin embargo, no soy inmortal


Soy pariente de Drácula, sin embargo, no soy inmortal, o eso dicen, no lo hemos comprobado del todo, tomo agua de jamaica para saciar mi sed, ya sea de día o de noche. Bufón, sirvienta, mandadera, chofer y cocinera de día; psicópata, poeta, sueño y loca por las noches; idealista, activista e indignada; atrapa sueños y escritora frustrada las 24 h, los 365 días del año. Estudié lo que me dio la gana y lo que no, sólo a veces, también. Enemiga de las fórmulas para la vida cotidiana y el ríspido humor de quien se asume irreverente, pero no tiene capacidad de discernimiento. Diseñadora de utopías. Formadora de palabras. Actriz en esta obra que se llama realidad. Greñuda por convicción. Fodonga por mera pasión. Sembradora de dudas. Dictadora de una página en caralibro. Mis principales habilidades radican en amar a los animalitos de la creación y en mandarlos con boleto todo pagado directo a San Juan de la Chingada, siempre que resulte necesario para mi propia paz interior. Necia, porque…
Entradas recientes

Te extraño

A un año de tu partida aún no me acostumbro a estar sin ti.
Y aun siento tu presencia en todos los momentos. Recuerdo toda mi vida contigo.
Te extraño y me haces mucha falta.
Te fuiste un día como hoy no lo puedo superar.
Te extrañe en mi cumpleaños, te extrañe en el tuyo, te extrañe en cada fiesta, te extrañe el día que estaba triste y cuando estaba feliz, te extrañe en mi graduación, te extrañe en navidad, te extrañe ayer y te extraño hoy.. Pero también, seguro te voy a extrañar mañana y el resto de mi vida.

Primavera, ven

ELLA – INVIERNO No he perdido la ilusión de escribir, simplemente me he quedado muda, con la mirada perdida en el mar y su voz adherida a mi alma. En mi interior cuento nuestra historia, lo hago mentalmente, hablando conmigo misma y contigo, murmurando sin voz diálogos imposibles entre ambos. Mis labios se mueven sin articular palabra y de vez en cuando gesticulo como si me quejara airadamente por algo, como si señalara algún objeto o como si te acariciara la cara sintiendo en mis dedos la aspereza de tu incipiente barba. Vivo en un invierno demasiado gélido, demasiado mojado, demasiado cargado de soledad, un puto oxímoron para el corazón. Respiro, inhalo aire aterido, exhalo lava que se paraliza en el espejo del cuarto de baño y dibujo corazones con el vaho. Me miento a lo largo del día como rutina para poder seguir adelante. Me digo que solo fue el fervor del momento, pero no, han ido pasando primaveras y mi pecho sigue marchito como esos últimos pétalos de amor. Me digo que todo va a …

Yo, hoy decido

Hoy decido comenzar de nuevo, ser una mujer nueva, olvidarme de mis dolores y penas.Hoy decido, no preocuparme más por el que dirán, luchar por mis sueños, esforzarme mucho más por mi felicidad.Hoy decido dejar de  poner mi estabilidad en manos de terceros, ser solamente yo quien decida el camino que he de  recorrer, mis metas, mis planes y deseos.Sé que antes me negué la oportunidad de ser feliz, que me aferre a cariños fingidos, a sonrisas falsas, incluso a mí misma me mentí, cuando por quedar bien o cubrir las apariencias, me negué a discutir, a hablar de mis ideas, a dar mi punto de vista, a ser   yo, sin miedo ni caretas.Hoy me renuevo, me descubro, me  atrevo a ser realmente yo sin miedos ni complejos.Me he dado el tiempo para perdonar y perdonarme, para empezar de nuevo sin rencores ni odios, ni malos recuerdosHoy quiero ser esa mujer que se enfrenta a la vida con coraje, dando lo mejor de mí, tratando de hacer el bien sin importar a quien, buscar motivos que me inviten a senti…

¡VIVE!

” ¡Vive!

Ya perdoné errores casi imperdonables.

Trate de sustituir personas insustituibles,

de olvidar personas inolvidables.

Ya hice cosas por impulso.

Ya me decepcioné con algunas personas,

mas también yo decepcioné a alguien.

Ya abracé para proteger.

Ya me  reí cuando no podía.

Ya hice amigos eternos.

Ya amé y fui amado pero también fui rechazado.

Ya fui amado y no supe amar.

Ya grité y salté de felicidad.

Ya viví de amor e hice juramentos eternos,

pero también los he roto y muchos.

Ya lloré escuchando música y viendo fotos.

Ya llamé sólo para escuchar una voz.

Ya me enamoré por una sonrisa.

Ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia y…

Tuve miedo de perder a alguien especial

y terminé perdiéndolo

¡pero sobreviví!

¡y todavía vivo!

No paso por la vida

y tú tampoco deberías sólo pasar… ¡Vive!

Bueno es ir a la lucha con determinación

abrazar la vida y vivir con pasión.

Perder con clase y vencer con osadía,

porque el mundo pertenece a quien se atreve

y la vida es mucho más para ser i…

La respuesta del por qué

No es que no pueda encontrar a un hombre que me ame, el problema real es encontrar un hombre que yo ame.
Han pasado los años y he tenido algunas relaciones, unas mejores que otras y no puedo negar que sí estuve enamorada de uno de ellos, pero el problema siempre es el mismo, no me termina de fascinar, no me cautiva, otro de los problemas es que los hombres piensen que las mujeres nos enamoramos en 2 días y eso, no pasa ni aquí ni en China.
No me preocupa enamorar a alguien, eso es fácil, me preocupa que nadie logre enamorarme a mí; no sólo conozco lo que soy; justo en esta etapa de mi vida ya no dudo de lo que hago o pienso, me he tomado el tiempo suficiente para descubrir quién soy y qué es lo que quiero. Necesito a alguien que este seguro de sí mismo y de lo que quiere para su vida y no sólo eso, que vaya por eso. Un hombre que sepa quién es y cuánto vale sin ser engreído y presumido, alguien a quien no le importe estar a lado de una mujer más fuerte que él.
No me preocupan mis ide…

El grano de café

Cual es tu actitud ante las adversidades de la Vida.
Una hija se quejaba con su padre acerca de la vida y se lamentaba de que las cosas no le salían bien.

No sabía como hacer para seguir adelante pues sentía desfallecer y se iba a dar por vencida. Estaba cansada de luchar y luchar, sin obtener ningún resultado. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí tomó tres ollas con agua y las colocó en el fuego. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo. En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la ultima colocó granos de café. Las dejó hervir.

Sin decir una palabra, solo miraba y le sonreía a su hija mientras esperaban. La hija se impacientaba, preguntándose que estaría haciendo su padre.

A los 20 minutos el padre apagó el fuego. Sacó los huevos y los colocó en un recipiente, sacó las zanahorias y las puso en un plato y finalmente, colocó el café en un tazón.

Mirando a su hija le dijo: Querid…